Posteado por: uranuevacultura | febrero 7, 2013

No hay que olvidar el poder de los paraisos perdidos…

“…y desaparecerán esas pequeñas piezas de formas “imperfectas” con sus setos y sus árboles que tanto tardaron en crecer, esa acequia maqueada con baldosa, ese rincón preparado con tanto mimo, para sentarse a descansar a la sombra o para almorzar con los amigos, las eses de los caminos, los cañaberales y caseticas escondidas, toda esa vidilla de siglos de evolución, será arrasada por la concentración (de tierras y poder) que dejará nuestros campos como tableros de ajedrez.

¿A quién no se le encoje el alma cuando se acuerda del nogal portentoso que el abuelo tenía en el campo del Sotillo, o el cerezo de la Vueltalta o las peretas de Andabarna, todos ellos arrancados en vos de la tan ansiada productividad…?

Aquellas vereditas entre huertas, sendas estrechas sólo para la bici y la barquilla, con moras, higueras, lirios y avellanos, sombra y frescor con arrullos de acequia…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: