Posteado por: uranuevacultura | julio 30, 2013

Polémica entre 31 agricultores y 880 alegantes, en torno a la ampliación del Canal de Navarra

canal_de_navarraLa alegación presentada en contra de la ampliación de Canal de Navarra y respaldada por más de 800 firmantes, no ha gustado ni al Gobierno de Navarra, ni a algunos agricultores. La polémica que ya está cocinada y servida a saltado a los medios. Acompañamos las cartas de opinión, tanto de los 31 agricultores que están a favor de la ampliación del Canal, como la de URA, Nueva Cultura del Agua, que gestionó las 880 alegaciones, contrarios a la misma.



Canal de Navarra: sin agua no hay futuro

La ampliación de la primera fase del Canal de Navarra con un ramal principal de 21 kilómetros que empieza en Artajona y termina en Lerín, con dos sub-ramales en las cuencas del Ega y del Arga representa unas 15.000 nuevas hectáreas de regadío en 15 pueblos de la Navarra media, entre ellos el nuestro, Larraga, con 2.300 hectáreas.

A nuestro entender, la disponibilidad de agua permitirá aumentar la actividad económica y generar empleo en el medio rural. Pensamos que sin agua no hay futuro ni en Larraga ni en la mayoría de los pueblos de la zona.

La rentabilidad económica de nuestros campos de secano es mínima y la industria agroalimentaria que se pueda generar necesita agua y garantía de abastecimiento de materias primas. A la vista está, que tras la puesta en riego de la primera fase del canal (sector II,2), se ha vuelto a producir en nuestro pueblo cultivos como pimiento, tomate, injerto de vid, maíz, etc; que en los regadíos antiguos se habían perdido.

Los firmantes de esta carta queremos salir públicamente en defensa de los nuevos regadíos del Canal de Navarra pues últimamente han surgido colectivos sin actividad agrícola, que pretenden mediante charlas y buzoneo posicionar a las gentes en contra de los nuevos regadíos, aportando datos e ideas muy alejados de la realidad. Por encima de las manipuladas cifras de costos y beneficios que aportan (por ejemplo, cualquiera sabe que el cultivo del maíz no necesita 11.000 metros cúbicos de agua como ellos afirman, sino unos 6.000), nosotros pensamos que el agua del Canal de Navarra es el último tren para que Larraga no quede descolgada del progreso y dar viabilidad a una agricultura sostenible y competitiva que debe ser el motor del desarrollo rural y de generación de empleo.

Digan lo que digan, el agua es riqueza y es garantía de futuro. Desde la antigüedad, muchos pueblos y naciones han luchado por el agua y aquí, que tenemos la oportunidad de tenerla canalizada, pretenden que renunciemos a ella. El agua sería beneficiosa para todos: para los agricultores, ganaderos, los propietarios, el Ayuntamiento y la totalidad de los vecinos. No queremos volver a explicar las alternativas de cultivo que permite el regadío, ni el incremento de la rentabilidad agraria, ni las nuevas expectativas industriales que genera la disponibilidad de agua en abundancia pues son evidentes y tampoco servirían de nada a los opositores pues su posicionamiento no obedece a criterios técnicos sino únicamente a directrices políticas y partidistas.

Javier Corera, Ramón Díez, Alberto Corera, Francisco Moreno, Tomás Corera, Jesús Ibañez,  Alberto Suescun, Javier Ibáñez y 23 personas más.



Canal de Navarra: un futuro de agua privatizada

El pasado 5 de julio se publicó en Diario de Navarra en la sección “cartas de los lectores”, la carta “Canal de Navarra: sin agua no hay futuro”, en defensa de la Ampliación de la Primera Fase del Canal de Navarra. Con el debido respeto a todas las opiniones, deseamos argumentar ante ese escrito. La carta se posicionaba frente a las actividades de información y debate promovidas por un grupo de vecinos que resultaron en una de las alegaciones legítimamente presentadas en contra del Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal para la Ampliación del Canal en su fase de información pública.

Esta alegación fue respaldada por más de 800 firmantes, en su mayor parte vecinos de varios municipios afectados: Larraga, Mendigorría, Berbinzana, Miranda de Arga y Falces, lo que da una idea del amplio consenso obtenido con escaso tiempo (un mes) y medios.

En la alegación se exige la mejora de los regadíos existentes tal como se nos había prometido anteriormente y la paralización del PSIS tal como está definido ya que plantea importantes problemas sociales: fin de los huertos familiares, pérdida de concesiones y privatización del agua, limitación del agua disponible, inclusión de comunales, dudoso cobro de subvenciones, inclusión de zonas inundables, falta de información y participación pública.

Se dice que somos “colectivos sin actividad agrícola”. Algunos agricultores y muchos hortelanos sí que están en el colectivo. Pero lo que queremos resaltar es que éste no es un asunto reservado a los agricultores. Es un proyecto impulsado desde la administración pública, financiado en su mayor parte con dinero público, y que hace uso de un importante patrimonio público como es el agua. Va a afectar a cuestiones sociales como son los huertos familiares, los comunales, y el entorno de los pueblos. Todos los vecinos debemos opinar, se trata de nuestro dinero, nuestra cultura y nuestro paisaje.

El pasado 27 de junio se aprobó en el Parlamento de Navarra la desafectación de 16 hectáreas de comunal de Murillo el Fruto para financiar los costes de financiación del regadío del Canal en el resto de comunal. Nosotros no queremos acabar vendiendo el comunal de nuestro pueblo. Y tampoco queremos que el comunal pierda su finalidad social pasando a manos de unos pocos dispuestos a sufragar las inversiones.

La carta dice textualmente que usamos “manipuladas cifras.(por ejemplo, cualquiera sabe que el cultivo del maíz no necesita 11.000 metros cúbicos de agua como ellos afirman, sino unos 6.000)”. Reconocemos que la cifra de 11.000 m3 por hectárea no es correcta ni siquiera para años secos, y pedimos disculpas por este error, aunque no altera en nada nuestro argumento. Pero como se suele decir, ni pa tí ni pa mí, porque tampoco es correcta la de 6.000 m3 por hectárea. El consumo de agua en el maíz del Canal en 2012, de acuerdo con varios agricultores consultados, se encuentra entre los 8.000 y los 8.500 m3 por hectárea, justo a medio camino entre las cifras discutidas.

Para terminar, los firmantes de la carta dicen que “no queremos volver a explicar las alternativas de cultivo que permite el regadío, ni el incremento de la rentabilidad agraria, ni las nuevas expectativas industriales (.) pues son evidentes”. Les animamos a que nos lo expliquen con datos, porque a la vista de los resultados de la Primera Fase, sólo vemos infraestructuras carísimas, privatización del agua y beneficios para unos pocos.

URA, Nueva Cultura del Agua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: