Posteado por: uranuevacultura | noviembre 25, 2013

La felicidad de los pececillos

MadrijaPaseaban Zhuang zi y Hui zi por el puente sobre el río Hao. Dijo Zhuang zi:
– “¡Qué contentos y despreocupados nadan esos peces plateados! ¡Ahí se ve la dicha de ser pez!”
– “Vos no sois pez – dijo Hui zi – ; ¿cómo podéis saber que los peces son dichosos?”
– “Vos no sois yo – replicó Zhuang zi -; ¿cómo podéis saber que no sé que los peces son dichosos?”
– “Yo no soy vos – dijo Hui zi – , por lo que ciertamente no os conozco. Mas también es cierto que vos no sois pez, y que por ello no sabéis si los peces son dichosos. Esto es cosa averiguada.”
– “Volvamos, os ruego – dijo Zhuang zi -, al origen de la cuestión. Habéis dicho: ‘¿cómo podéis saber que los peces son dichosos?’. Con estas palabras, habéis significado que ya sabíais que yo lo sabía, y por eso me lo habéis preguntado. Pues bien, lo he sabido al pasar sobre el río Hao.”

Del libro “Zhuang Zi” (traducción de Iñaki Preciado)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: