Posteado por: uranuevacultura | febrero 26, 2014

Alegaciones de URA, Nueva Cultura del Agua a la CHE, sobre el cambio concesiones agua regadío

ampliacion_canalde_navarraAnte la Nota-anuncio de Referencia 2013-A-152, publicada el día 28 de febrero de 2014 en el Boletín Oficial de Navarra, mediante la cual se somete a general conocimiento que la Comunidad General del Canal de Navarra solicita “Modificar las características de las zonas regables del Canal de Navarra” aumentando la concesión en 15,59 hm³/ año, para el riego de 6.035 nuevas hectáreas, presenta las siguientes Alegaciones:

1.   Titularidad y comunidades de regantes

Los regadíos del Canal de Navarra no son promovidos por los futuros regantes. Se trata de un proyecto financiado con dinero público, pero realizado a través de la intervención de empresas intermediarias (Canal de Navarra S.A. para la construcción y explotación del Canal de Navarra, y una empresa concesionaria con peaje en sombra para la construcción y la explotación de la Zona Regable). Son estas empresas las que finalmente proporcionan el agua a los regantes a cambio de unas tarifas (aparte de la financiación pública que también reciben).

La modificación de concesión solicitada por la Comunidad General de Regantes del Canal de Navarra se origina por el proyecto de Ampliación de la Primera Fase del Canal de Navarra, proyecto no previsto inicialmente y que se anunció en 2012. En esta ampliación se comprenden tierras que ya estaban en regadío y que actualmente cuentan con sus propias concesiones y comunidades de regantes, y tierras que actualmente son de secano y que se pretende convertir a regadío.

La modificación de la concesión no ha sido solicitada por los titulares de las tierras comprendidas en la Ampliación, por lo cual esta solicitud no cumple con los principios de titularidad establecido en el artículo 61.4 del Texto Refundido de la Ley de Aguas: “cuando el destino de las aguas fuese el riego, el titular de la concesión deberá serlo también de las tierras”. Por otro lado, estos titulares actualmente no forman parte de la Comunidad General de Regantes del Canal de Navarra, y por lo tanto se incumple también el artículo 61.5, referido a las comunidades de regantes: “el organismo de cuenca podrá otorgar concesiones colectivas para riego a una pluralidad de titulares de tierras que se integren mediante convenio en una agrupación de regantes”

El Texto Refundido de la Ley de Aguas en su artículo 62 prevé que: “Podrán otorgarse concesiones de aguas para riego, en régimen de servicio público, a empresas o particulares, aunque no ostenten la titularidad de las tierras eventualmente beneficiarias del riego, siempre que el peticionario acredite previamente que cuenta con la conformidad de los titulares que reunieran la mitad de la superficie de dichas tierras.” En la documentación expuesta a información pública no figura que se cuente con dicha conformidad. Si se utilizara esta figura del régimen de servicio público y se acreditase la conformidad de los titulares (lo cual sería adecuado en vista de la intervención de empresas intermediarias que van a vender un servicio de aguas a los futuros regantes) también habría que aplicar el punto 62.2 “En este supuesto, la Administración concedente aprobará los valores máximos y mínimos de las tarifas de riego, que habrán de incorporar las cuotas de amortización de las obras.”

ALEGACIÓN: la solicitud no cumple los requisitos de titularidad y comunidades de regantes exigidos en la Ley de Aguas. Tampoco cumple los requisitos de concesiones para riego en régimen de servicio público. Por lo cual dicha solicitud debe de rechazarse.

2.   Viabilidad económica y social

La documentación expuesta a información pública contiene numerosos apartados dedicados a los beneficios económicos y sociales que ha de suponer este proyecto.

En particular, el Anejo nº1, nos habla de 50 cultivos diferentes, 8.000 empleos, generación de riqueza anual de 357 millones de euros de VAB agroalimentario, etc.

Sin embargo, no se hace ninguna referencia a los resultados reales y medibles obtenidos en la primera fase del Canal de Navarra, que se comenzó a poner en riego en 2007. La experiencia de la implantación de esta primera fase nos muestra una realidad muy diferente a lo que soporta el papel. La mayor parte de la superficie está dedicada al maíz, seguido en superficie por el trigo (con estos cultivos extensivos las cifras de VAB agroalimentario dadas en el anexo son absolutamente inalcanzables). Los agricultores sufren una elevada presión financiera mientras las ayudas prometidas han sido recortadas. Muchos de los pequeños agricultores han vendido o cedido sus tierras. No se ha paralizado la tendencia a la disminución de la población agraria. Han cerrado varias empresas agroindustriales sin que hayan abierto nuevas en número suficiente como para compensar. No se ha creado empleo.

ALEGACIÓN: El estudio económico aportado no permite dictaminar sobre la procedencia o improcedencia de la modificación de la concesión (tal como se requiere en el artículo 106.2.b. del Reglamento del Dominio Público Hidráulico), ya que no utiliza cifras referidas a la realidad agrícola del proyecto.

3.   Declaración de Impacto Ambiental

La Declaración de Impacto Ambiental lleva una doble tramitación, una a nivel autonómico como Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal y otra a nivel estatal ya que el Canal de Navarra es una obra de titularidad estatal. Aunque esto no se menciona en la documentación aportada, actualmente no se dispone de la Declaración de Impacto Ambiental a nivel estatal.

ALEGACIÓN: El proyecto no cuenta con Declaración de Impacto Ambiental a nivel estatal. La Evaluación de Impacto Ambiental se encuentra actualmente en estado de tramitación por el Ministerio.

4.   Plan Hidrológico de Cuenca y DMA

El Reino de España y sus Administraciones Públicas están obligados a cumplir la Directiva Marco de Aguas 2000/60/CE, que obliga a alcanzar un buen estado ecológico de las masas de agua y prevenir el deterioro adicional de las mismas y a promover el uso sostenible del agua.

Hasta el momento el Gobierno de España ha incumplido los plazos a los que está obligado al respecto, habiendo estando sometido a consulta pública el Proyecto de plan hidrológico 2010-2015 hasta noviembre de 2012. El retraso en el cumplimiento de los plazos por parte de las administraciones públicas españolas es probable que lleve a la aplicación de sanciones por parte de la Unión Europea.

Entretanto sería deseable que las diferentes administraciones implicadas en la redacción del Plan Hidrológico de cuenca (Ministerio de Medio Medio Ambiente, Confederación Hidrográfica del Ebro, Gobierno de Navara, Gobierno de Aragón)  junto con el amplio abanico de agentes implicados fuésemos capaces de avanzar en los objetivos definidos por la DMA, entre ellos la de alcanzar un buen estado ecológico de las masas de agua.

Sin embargo, mientras pasa el tiempo sin un auténtico plan, se van aprobando nuevos proyectos de usos del agua como éste, que incrementan las superficies de riego, y que tendrán importantes afecciones al estado de las masas de agua según se vayan incorporando. Se trata de una política de hechos consumados sin retroceso posible.

ALEGACIÓN: En ausencia de un Plan Hidrológico de Cuenca que realmente tenga en cuenta las afecciones de los proyectos de regadío sobre el estado de las masas de agua, aprobar nuevos regadíos como el propuesto en esta nota anuncio es poner en peligro los objetivos marcados por la DMA.

5.   Contradicción con Comisión Seguimiento

El Decreto Foral 102/2012 de 5 de septiembre, por la que se aprueba la inclusión de la zona regable de la “Ampliación de la 1ª Fase del Canal de Navarra” en la relación de las actuaciones del Plan de Regadíos de la Comunidad Foral de Navarra dice:

“En la octava reunión de la Comisión de seguimiento del Convenio de colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y la Comunidad Foral de Navarra para la construcción del Canal de Navarra, celebrada el 31 de julio , la Comisión ha acordado proponer  a ambas administraciones y a la sociedad Canal de navarra S.A., llevar a cabo las actuaciones precisas para completar y desarrollar, entre otros los siguientes aspectos:

1º Establecer la Ampliación de la 1ª Fase del Canal de Navarra como parte integrante del Canal de Navarra a todos los efectos, sin perjuicio de la tramitación ante la Confederación Hidrográfica del Ebro del oportuno expediente de aumento de zona regable respecto a la concesión actual, sin aumento de caudal…”

En efecto, en las notas de prensa oficiales emitidas en su momento, se aseguraba que la ampliación se iba a realizar “sin que haya incremento de caudal concesional, establecido en 340 Hm3”.

Estos cambios continuados vienen repitiéndose en todos los campos del proyecto Itoiz-Canal de Navarra y a nuestro juicio son fruto de las deficientes previsiones y estudios previos que han caracterizado este proyecto desde su inicio.

ALEGACIÓN: Debería respetarse lo acordado en la Comisión de seguimiento del Convenio de colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y la Comunidad Foral de Navarra para la construcción del Canal de Navarra y no aumentar la concesión.

En Pamplona/Iruñea a 26 de febrero de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: