Posteado por: uranuevacultura | abril 21, 2014

El Canal que os corrompe

canaldenavarra-en-artajonaAunque en este caso no sé si es antes el huevo o la gallina. No sabría decir si vuestra alma estaba ya corrupta antes de que tomarais tantas decisiones dañinas para el interés público o si sucumbisteis sin remisión ante las muchas tentaciones que se os presentaron. Y no me refiero, porque no tengo pruebas para acusaros de ello, a que dinero negro de la empresa mengana acabara en vuestros fulanos bolsillos, sino a vuestra corrupta concepción de la democracia, acceder al poder para gobernar a favor de unos y al resto que les den, a creer que lo público es un cortijo particular donde campar a vuestras anchas, totalmente ajenos a la enorme responsabilidad que supone la gestión del interés general.

¿Y a santo de qué viene esta patada ficticia que quiero daros en el trasero? Estas ganas nacen de la impotencia que siento cuando veo que seguís en lo mismo, que os da igual una o mil crisis, que os importa poco recortar en educación, sanidad o ayudas sociales, pero que no podéis resistiros a seguir adjudicando obras donde el protagonista sea el hormigón.

Presidenta Barcina y consejero Esparza, se os ve muy sonrientes cuando habláis públicamente de la adjudicación de la ampliación de la primera fase del Canal de Navarra a la UTE OHL-Agbar, participada ésta última por La Caixa. También sonreía así el expresidente Sanz o tantos otros de vuestra casta en situaciones semejantes. Y tengo la impresión de que nuestro pesar debe ser proporcional al tamaño de vuestra sonrisa.

Pero dejemos a un lado los sentimientos personales y centrémonos en hechos concretos. Que habrá actuaciones de tal o cual Gobierno que nos convenzan o no siempre sucederá y es parte del juego democrático. Pero independientemente del color político del gobierno en cuestión, siempre cabe exigirle ciertos mínimos. Que responda al interés general, que la información en base a la que se tomen las decisiones sea rigurosa y accesible a todo el mundo, que existan canales abiertos para la participación ciudadana, que se realice un seguimiento de los efectos económicos, sociales o medioambientales, etcétera. En todo ello supongo que estaremos de acuerdo, sea cual sea nuestro perfil político.

El asunto es que ninguno de estos mínimos se cumple en el Canal de Navarra, sea en su primera fase, que parte de Aoiz y llega hasta Pitillas, o en la ampliación de la misma, que abarcará los ramales del Arga y Ega. En ambos casos el Gobierno de Navarra anunciaba que con el regadío vendría la diversificación de la producción agraria y un aumento espectacular en los rendimientos agrícolas, se atraería a la industria agroalimentaria, se crearían 8.000 puestos de trabajo y se abastecería al 70% de la población navarra.

La primera fase del Canal lleva en funcionamiento desde el año 2006, muchos años de explotación de los que poder extraer datos reales para llegar a conclusiones reales. Pero no esperen que Gobierno de Navarra haga públicos estos datos o una valoración de esta primera fase, porque su espera será infructuosa. Para ello tendrán que consultar el exhaustivo estudio realizado por Charo Brinquis o escuchar las informaciones de primera mano que nos brindan algunos agricultores o algún sindicato agrario como EHNE. El paso al regadío sigue siendo una imposición, so pena de expropiación, incluso a quienes ya disponen de regadío gratuito. La diversificación ha sido escasa, sigue predominando el cereal, que era lo que se cultivaba en secano, y el maíz industrial es la mayor novedad. Los rendimientos por hectárea son mayores desde luego, pero quedan a años luz de poder justificar la inversión de más de 1.300 millones de euros que ha supuesto el binomio Itoiz-Canal de Navarra hasta la fecha. La industria agroalimentaria tampoco se ha visto atraída y el impacto en el empleo ha sido muy reducido, tal vez un par de centenares de puestos de trabajo, escaso bagaje frente a los 8.000 anunciados. Y respecto al abastecimiento a poblaciones, y centrándonos en Pamplona y comarca, señalar que con las aportaciones de Eugi, Arteta y Arakil se cubrían las necesidades de agua. Pero la Mancomunidad renunció al suministro del río Arakil, para comprar el agua del Canal de Navarra, que le resulta mucho más cara y que por ello solo utiliza en verano, de tal modo que la planta de tratamiento de Tiebas y sus conducciones, cuya inversión conjunta superó los 27 millones de euros, permanecen cerradas el resto del año.

¿No creen ustedes que antes de decidir la ampliación de la primera fase, que ni siquiera figuraba en el proyecto original, el Gobierno de Navarra, con Barcina a la cabeza, debería rendir cuentas e informar a la opinión pública de cuáles son los resultados actuales en la primera fase? Pues como yo, pueden esperar nuevamente sentados, que a la presidenta no le tiembla el pulso para hipotecar 15 millones de euros anuales de los presupuestos públicos durante 30 años para el pago del peaje en la sombra de la ampliación, sin decir ni pío de las inversiones anteriores que ya están en explotación. Mientras tanto, leemos en la prensa sobre la opacidad en la financiación de los partidos políticos, de las sospechosas relaciones de éstos con las constructoras u otras empresas, de su eterno y elevado endeudamiento bancario, de que sean considerados como uno de los principales problemas en nuestra sociedad, al igual que la corrupción. De verdad que resulta tentador relacionar lo uno con lo otro.

Javier Larrea Reta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: