Posteado por: uranuevacultura | mayo 20, 2014

Oposición al contrato de la zona regable del Canal

canaldenavarra-en-artajonaMañana miércoles 21 de mayo, si nada lo impide, se firmará el contrato entre el Gobierno de Navarra y la empresa OHL-Agbar por el cual se conceden las obras y explotación de la zona regable de la ampliación de la 1ª Fase del Canal de Navarra.

Yolanda Barcina dice que los que nos oponemos a la adjudicación de la zona regable de la ampliación del Canal de Navarra somos los que siempre se oponen a todo en Navarra. Frente a esta burda simplificación de las razones por las que varios colectivos sociales hemos solicitado en todas las ocasiones posibles la paralización y revisión del proyecto, y nos oponemos a la firma de este contrato, queremos exponer públicamente las principales razones de nuestra oposición. Razones que mantendremos en todas las instancias posibles por mucho que les pese a nuestros gobernantes y al entramado empresarial creado en torno a este multimillonario megaproyecto hidráulico.

Nos oponemos a la firma de este contrato porque el Gobierno Foral va a pagar 8,5 millones de euros anuales durante 30 años en concepto de peaje en sombra de la zona regable a la empresa Ohl-Agbar. Esta cantidad se suma a los 13 millones de euros anuales que ya se pagan a la empresa Aguacanal por el peaje en sombra de la zona regable de la primera fase. Es decir, 21,5 millones de euros de los presupuestos anuales sufragados por todas y todos irán directamente a estas empresas mientras que agricultores y ganaderos ya se han visto privados de ayudas muy necesarias, como las destinadas a agricultura ecológica o a ganadería de montaña, por citar sólo un par de ejemplos. Y las zonas regables son sólo una de las partes del proyecto en lo que a costes se refiere.

No se han estudiado con el rigor necesario los efectos de este trasvase de agua del río Irati sobre la cuenca cedente ni sobre la receptora

Nos oponemos a que la empresa concesionaria Ohl-Agbar vaya a beneficiarse además de financiación (nada menos que 85 millones de euros) con fondos públicos europeos proporcionados por el Banco Europeo de Inversiones -volvemos a pagar a escote-, con el argumento de mejoras ambientales, cuando lo cierto es que este proyecto como ya es sabido amenaza la sostenibilidad y soberanía alimentaria de muchas personas en los pueblos afectados.

Estamos convencidos de que este despilfarro no va a crear puestos de trabajo. La experiencia de la primera fase es que los cultivos implantados, en su mayor parte cultivos extensivos (más maíz transgénico), no han generado nuevos puestos de trabajo, más bien al contrario en muchos casos. No hay ninguna razón que permita pensar que la ampliación vaya a ser diferente. Máxime cuando ya de entrada deja fuera a pequeños agricultores que no están en situación de hacer frente a los gastos necesarios para la transformación de un regadío que no han pedido ni necesitan.

Nos parece un fraude que se declare que este proyecto de expansión del regadío industrial vaya a servir para mejorar el estado ecológico de los ríos Arga y Ega. Al contrario, no se han estudiado con el rigor necesario los efectos de este trasvase de agua del río Irati sobre la cuenca cedente ni sobre la receptora. Urge en particular un estudio serio sobre la contaminación por nitratos, problema creciente que continúa siendo ignorado en nuestra comunidad, no así en Europa, la ONU u otros organismos internacionales.

Lamentamos que este proyecto se despliegue sobre los regadíos tradicionales del Arga y del Ega, forzando a los pequeños y medianos propietarios a pasar por el aro de un proyecto que no se ajusta a sus necesidades y que puede acabar expulsándoles de sus tierras porque tal como se les ha dicho es “o esto o nada”. No hay intención por parte de las instituciones de analizar el tema con serenidad, un análisis serio de lo que conviene a Navarra en un escenario de cambio climático que ya nadie pone en duda, y un estudio económico y socioambiental que busque fijar población en los pueblos. Finalmente, nos oponemos a la privatización del agua que supone este proyecto, hecho a la medida de ciertas empresas y con una total falta de diálogo social o auténtica participación pública.

María Ausejo G.
En nombre de URA Nueva Cultura del Agua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: