Posteado por: uranuevacultura | noviembre 6, 2014

Dudas sobre el recrecimiento de Yesa

yesa_presaEl pasado mes de abril de 2013, en el despacho de Xavier de Pedro en la sede de la CHE en Zaragoza, los allí presentes le oímos decir: “El recrecimiento de Yesa se va a hacer sí o sí”. Frente a tal manifestación tan tajante, se deduce que el presidente de la CHE se siente el ejecutor de un mandato casi divino y que nada ni nadie puede apartarle de una tal misión sobrenatural. Resulta difícil razonar con alguien que parte de una premisa tan absoluta.

De nada sirven mesas redondas (en las que nunca está la CHE) o propuestas de reuniones técnicas (jamás aceptadas), resoluciones de plenos municipales, y menos aún cartas de opinión (como ésta), artículos, concentraciones, manifestaciones, pancartas en más de 100 balcones de Sangüesa, etcétera. La postura de la CHE es inamovible. Es como dar cabezazos contra un muro, uno se siente como David contra Goliath, o contra Moisés, si se prefiere, el de las tablas de la ley, en este caso el Magrama (Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente) como máxima autoridad.

Y sin embargo los ciudadanos todavía podemos pensar e incluso plantearnos algunas preguntas.

Trece años después de la adjudicación de las obras de recrecimiento del pantano de Yesa (24 de enero del 2001) a una UTE formada por las empresas Ferrovial Agroman, FCC Construcción y ACS Proyectos Obras y Construcciones (esta última dirigida por el ubicuo Florentino Pérez), las obras de la presa en sí aún no han comenzado. Eso sí, el presupuesto ha pasado de los 113 millones de euros iniciales a los 376,8 millones.

Tras muchos problemas generados por la inestabilidad de las laderas que culminaron con la declaración de escenario 1 (el 0 es de normalidad) el año pasado y la expropiación de 102 viviendas de Yesa (de las que las 19 de El Mirador de Yesa habían sido promovidas por la CHE) y las obras de estabilización de la ladera por valor de 25 millones de euros, y tras un sustancial tercer modificado del proyecto inicial, De Pedro anuncia se va a comenzar a construir el cuerpo de la presa.

Mientras dicho tercer modificado está pendiente de su publicación en el BOE, aparecen nuevas grietas en el terreno supuestamente estabilizado y un deslizamiento (el pasado día 28 de octubre) que desplaza un camino y 30.000 m3 de tierra a pocos metros de la presa actual, justo donde se apoyará la nueva presa. Esta vez ni siquiera De Pedro hace manifestaciones, las hace el ingeniero de la obra que da su versión minimizando los hechos y que repiten el consejero Morrás y la delegada del Gobierno central en Navarra Carmen Alba, calificándolo como algo normal en dichas obras ¡Menos mal que no pasaba ningún camión por el camino!

Y ahí van las preguntas:

1. ¿No sería más prudente esperar a que finalice el periodo de exposición pública y la resolución de alegaciones al modificado, si las hubiera, para continuar con las obras?

¿O es que para la CHE es un mero trámite?

2. Dado que el mapa sísmico de Aragón, elaborado este mismo año, contempla la zona como de riesgo sísmico elevado, ¿no sería más seguro realizar un nuevo estudio sísmico de la obra con los parámetros actuales? Sobre todo teniendo en cuenta que el anterior (si se realizó, ya que hay dudas sobre ello) puede resultar obsoleto. Eso sería una demostración de verdadera preocupación por la seguridad. ¿O es que con las normas actuales, de 2014, alguien teme que no se pudiera realizar el recrecimiento?

3. Igualmente, en lo que concierne al Estudio de Impacto Ambiental. El realizado en el proyecto inicial debería ser revisado. ¿Acaso contemplaba la variable de seguridad de los pueblos aguas abajo en su justa medida? ¿No sería mejor realizar uno nuevo dados los últimos acontecimientos de inestabilidad valorados por la CHE como graves y preocupantes?

4. Y ya en el plano económico, teniendo en cuenta que se detraen recursos de las partidas de educación, sanidad y servicios sociales de los presupuestos, mientras las obras del recrecimiento multiplican el suyo por 3, ¿dónde está el límite de gasto? ¿Alguien puede concretar para qué se hace? ¿Cuáles son las necesidades de agua de boca reales para Zaragoza? ¿Para qué riegos y qué cultivos se destinará el agua almacenada? Está claro que las condiciones han cambiado mucho desde que se diseñó el recrecimiento hace ya 25 años, y que las expectativas no son las mismas.

Son muchas preguntas lanzadas al viento y que sospecho nadie contestará, pero igual llegan a alguna cabeza pensante con poder y criterio que decide actuar con responsabilidad.

Claro que en este tema, y a estas alturas, el Gobierno de España, a través del Ministerio de Medio Ambiente y el Gobierno de Navarra con su tutela, deben hacer un sobreesfuerzo de transparencia, comunicación y de celo garantizando nuestra seguridad. E incluso tener la valentía de rectificar y no hacer la obra si no se dan las condiciones adecuadas para ello.

¡Quién sabe! Según la historia sagrada, David tumbó a Goliath con una simple onda.

Por Joaquín Grau Tasa.
Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sangüesa-Zangoza

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: