Posteado por: uranuevacultura | febrero 18, 2015

Una de cada diez hectáreas de la primera fase del Canal no se cultiva

riego_canaldenavarraQue las proyecciones realizadas en un papel de una inversión a 30 años vista cuadren después en la realidad con total exactitud no es sencillo. Algo de eso es lo que está sucediendo en la primera fase del Canal de Navarra. Se han transformado de secano en regadío un total de 22.464 hectáreas de 3.201 propietarios en 27 municipios. Pero cuando se han cumplido cuatro años de riego desde que terminaron las obras, el proyecto rinde a un 87%, lo que significa que solamente se cultivan 19.500 hectáreas cuando el papel (el estudio de viabilidad del proyecto realizado por el Gobierno foral) preveía que estarían en cultivo el 100% de las hectáreas. Los titulares del otro 13% de la superficie (2.900 ha) tienen el agua de Itoiz en la ‘puerta’ de sus fincas, pero han decidido no emplearla.

Las razones por las que alguien no echa mano del agua del Canal de Navarra en su parcela y deja que siga siendo un terreno de secano son variadas. Hay casos de fincas marginales, con mala calidad del suelo, poco productivas, de propietarios mayores que han dejado la actividad, etc. Pero, según cuenta la empresa a la que el Gobierno foral adjudicó la obra en 2006 para un periodo de 30 años, Aguacanal, la razón más extendida es que el departamento de Desarrollo Rural no concedió en 2014 subvenciones para la instalación de equipos de riego (por ejemplo, aspersores) en los campos.

Convocatoria en 2015

“Sabemos, porque hemos hablado con ellos, que unas mil hectáreas se pondrían en riego, si hubiera la subvención del Gobierno, pero no ha habido convocatoria. Y eso nos preocupa, porque hay personas que las están esperando”, afirma el gerente de la sociedad adjudicataria, José Enrique Arizón. Instalar en una parcela el riego por aspersión supone un desembolso en torno a los 3.500 euros por hectárea. Hasta 2014, las ayudas sufragaban rozaban el 40% o más.

Desde el departamento de Desarrollo Rural del Gobierno foral apuntan que un 5% de la superficie que no se cultiva (en torno al millar de hectáreas) corresponde a barbecho y anuncian que en 2015 habrá ayudas a instalación en parcela dentro del Programa de Desarrollo Rural. “Se prevé una ayuda en torno a un 30 o 35% para los profesionales, los llamados Agricultores a Título Principal”. De cumplirse lo previsto, subvencionar el millar de hectáreas supondría al Ejecutivo alrededor de un millón de euros.

Aguacanal es una sociedad en la que destacan dos socios, ambos con un 35%: Aguas de Barcelona (Agbar) y Acciona. La firma ha invertido 185 millones en construir de la primera fase (75% en obra y 25% gasto financiero). A cambio, cobra durante 30 años (2006-2036), un canon al Gobierno foral a través del sistema de concesión público-privada conocido como peaje en la sombra.

Una parte de la cuantía de ese pago es fijo, por llevar agua de Itoiz hasta cada una de las fincas (usen o no el agua), que en 2014 se situó en 8,1 millones IVA incluido. Otra parte del canon es variable, depende de los metros cúbicos de agua consumidos por los regantes durante el año de riego (abril-abril). En 2014 esa parte sumó 6,7 millones millones por un consumo global de 90 hectómetros cúbicos.

Consumo medio 4.450 m3

El agua consumida de media por hectárea se situó el año pasado en 4.638 metros cúbicos, una cantidad inferior a los 4.450 de 2013 y lejos de los 5.510 registrados en 2012- el mejor año hasta a fecha-. “Los quince días de julio hizo frío y se redujo el consumo. Por eso, 2014 ha sido un año regular ya que nuestra previsión era llegar a un consumo medio por hectárea de 5.000 metros cúbicos”, apunta Arizón. Explica que, en la oferta presentada por Aguacanal en 2006 para adjudicarse la construcción y explotación de la zona regable, se estimó un consumo medio para el periodo de 30 años de 5.316 m3 de media por hectárea. “Entendemos que un consumo razonable son 5.000”.

De ahí que Aguacanal considere “importantísimo” que el Ejecutivo vuelva a subvencionar la instalación de riego en parcela. “Estoy seguro de que el Gobierno hace todo lo que puede, pero ese todo lo que puede para nosotros es insuficiente porque, para 2015, contábamos con que se cultivaran 20.500 hectáreas o más y no estamos”, apunta el director general. “Asumimos que siempre habrá un porcentaje residual de hectáreas que no se rieguen”.

Arizón explica que poner un mil hectáreas más en riego no solo beneficiará las cuentas de Aguacanal (percibiría unos 390.000 euros más al año en el canon variable). Cuenta que la economía de Navarra, según los propios estudios del Gobierno foral, ingresaría más dinero. “El dato que dan es que la economía recibe 0,96 euros por cada metro cúbico que se consume de agua de Itoiz (la agroindustria, el que lleva la cosechadora, el de la gasolinera, etc)”. Siguiendo el cálculo, un millar de hectáreas sumarían, con un consumo medio de 5.000 m3, supondrían 5 millones de m3 (5 Hm3) y, por 0,96 euros, lo que arroja 4,8 millones de euros. “Hablamos que entre el dinero de las ayudas y lo que nos paga a nosotros quedarían netos más de tres millones de euros”.



Los regantes aprueban el servicio de Aguacanal

Los regantes del Canal de Navarra no se deben preocupar por los arreglos de las incidencias de riego (tuberías rotas, cortes de suministro), de comprar maquinaria, de pagar a guardas, de mantener los caminos o limpiar los desagües, entre otras tareas.

De todo eso, se preocupa y ocupa la empresa concesionaria, Aguacanal, durante 30 años. Una encuesta a los regantes valora con un 9,6 el servicio que presta Aguacanal. Lo mejor valorado es el mantenimiento que la sociedad concesionaria realiza de la infraestructura y el estar las 24 horas en alerta para solucionar las demandas o problemas de los regantes.

Entre los aspectos que consideran se deben mejorar, los regantes citan el instalar sistemas informáticos para el riego remoto. La encuesta, que fue realizada a final de 2014 de forma voluntaria a través de la página web, ha sido contestada por 60 propietarios de explotaciones (el 90% particulares y un 10% sociedades como cooperativas y bodegas) que suman casi 4.900 hectáreas, el 25% de la superficie cultivada.

El director general, José Enrique Arizón, se muestra satisfecho con la respuesta de los regantes a su servicio y cuenta que el número de incidencias (cortes de riego por problemas en los 800 kilómetros de tuberías) ronda una media de entre cuatro y cinco al mes. “Hay nueve personas dedicadas a las reparaciones y se toman muy en serio repararlas antes de las 24 horas porque, entre otras cuestiones, el Gobierno foral nos controla la calidad del servicio”, agrega el responsable. Aguacanal cuenta con una plantilla total de 18 personas.



El Gobierno pagará este año 150.000 € menos por el efecto del IPC negativo

Que 2014 terminara con un Índice de Precios al Consumo (IPC) negativo supone, en cuanto a la primera fase del Canal de Navarra, ver reducido el dinero que el Ejecutivo abonará a la concesionaria a través del llamado canon o peaje en la sombra. En 2014, el desembolso realizado sumó 14,88 millones de euros (un 21% de IVA incluido). De esta cantidad, 8,1 millones fueron por llevar el servicio de agua hasta cada parcela y 6,7 millones por el consumo de agua de los regantes.

En el supuesto de que este año se mantuviera el mismo consumo, el Gobierno foral abonará un 1% menos, lo que supondría un ahorro de unos 150.000 euros, algo que no beneficia a la concesionaria que, en su día, preveía una inflación de 2% o más para este año. Los 14,8 millones pagados por el Ejecutivo en 2014 (el 95% del total de ingresos de Aguacanal) suponen cerca de 700.000 euros más que los abonados en 2013, cuando se pagaron a la concesionaria 14,06 millones. En 2012, primer año de servicio de riego completo, se abonó a la concesionaria 14,28 millones IVA incluido.

La variación de las cantidades desembolsadas depende del consumo de agua realizado por los regantes (92 Hm3 en 2012, 76 Hm3 en 2013 y 90 Hm3 en 2014) y que están relacionados con el volumen de precipitaciones en los momentos de mayor consumo de agua, especialmente el verano.



Descenso en las tarifas

Por otro lado, los regantes de la primera fase del Canal de Navarra – unos 6.500- pagan a Aguacanal una cuota fija al año por hectárea (25 euros en 2014 sin 21% de IVA y 30,5 euros con impuesto). La tarifa está sujeta al IPC y, como ha resultado negativo (-1%), la cantidad que abonarán este año es un 1% menor. De este modo, si Aguacanal ingresó en 2014 unos 560.000 euros (677.600 euros con IVA) por la cuota de los regantes (el 5% del total de sus ingresos), en 2015 recibirá 6.776 euros.



La principal queja de los regantes es el coste del agua, entre 190 y 300 €/ha

Cuando se pregunta a los regantes de la primera fase del Canal de Navarra qué es lo que más les preocupa la respuesta más extendida es el coste del agua, según una encuesta realizada por Aguacanal. Los regantes abonan a distintas entidades (Canasa, CHE y Aguacanal) una cuota, en total, entre 190 y 300 euros al año por hectárea. La cifra varía según la cantidad de agua que requieran sus cultivos. Así, la viña necesita muy poca frente al maíz y la alfalfa que exigen abundante agua (entre 5.400 y 6.400 m3), según indican en el Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias (INTIA).

Los entre 190 y 300 euros anuales por hectárea se desglosan en cuatro cuotas. De ellas, tres son cuotas fijas (unos 30 euros a Aguacanal; unos 40 a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y unos 90 euros a la sociedad pública Canasa -60% Estado y 40% Gobierno foral). La cuarta es una cuota variable que depende del volumen de agua consumida (entre 30 y 130 euros/ ha/año) y que se paga a Canasa.

Los datos que maneja INTIA quitan soporte racional a la queja más expuesta de los regantes del Canal de Navarra. Según afirmó el director gerente de la sociedad pública del Gobierno foral, Jesús María Echeverrría, en una charla reciente al sector agroalimentario, los regadíos del Canal de Navarra son “muy competitivos” en cuanto a costes de agua con respecto a lo que pagan en otras comunidades de regantes.

Así, los regantes de El Ferial de Tudela que consuman unos 6.172 m3 de agua por ha al año pagan una cuota de 470 euros; los del Saso Pedriz de Ablitas (unos 4.410 m3) pagan 551 euros; los de Ombatillo de Corella (2.000 m3) 410 euros; los del Monte de CierzoI de Tudela (6.300 m3) 656 euros y los de Valdetellas de Tudela (6.938 m3) 837 euros.

Diario de Navarra, 16/02(2015

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: