Posteado por: uranuevacultura | octubre 31, 2015

El Gobierno foral apoya las áreas inundables en el Ebro que propone la CHE desde hace años

inunación_navarraEl nuevo Gobierno de Navarra ha dado su apoyo a las áreas de inundabilidad controlada que lleva proponiendo la Confederación Hidrográfica del Ebro desde hace años para intentar reducir los efectos de las crecidas del río. Así lo asegura la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Isabel Elizalde, en una respuesta al parlamentario regionalista Alberto Catalán, que cuestionaba al ejecutivo sobre las actuaciones que tiene previstas para minimizar los daños por avenidas de los ríos.

Estas áreas son terrenos que se habilitan y preparan con drenajes especiales y unas compuertas que se abren cuando el río alcanza un nivel para reducir la presión del agua. Se pueden seguir cultivando, pero bajo la condición de que pueden servir como ‘desagüe’ del río en un momento dado.

Esta postura llega después de que el anterior Gobierno foral, tras las inundaciones de 2013, apoyara también estas zonas, pero sólo para casos concretos. Además, el tema casi siempre se planteaba cuando había problemas con las crecidas y todo se centraba en la reparación urgente de las motas.

A pesar de todo, el Gobierno actual condiciona este apoyo a varios requisitos: que queden definidas la ubicación e idoneidad de las mismas; la cuantificación de los efectos de laminación de avenidas de dichas zonas; la financiación y mantenimiento de las obras; los criterios y responsabilidades de apertura de las compuertas; y la política de seguros e indemnizaciones por daños a cosechas e infraestructuras agrícolas.

Apertura de la compuerta

Precisamente los dos últimos puntos son los que mayor controversia han generado desde que la CHE realizó esta propuesta hace más de 6 años. Los alcaldes aseguraban que se les dejaba toda la responsabilidad de abrir o cerrar las compuertas que permiten que el agua entre en estas zonas. Además, los agricultores reclamaban que los cultivos en esas áreas estuvieran asegurados en caso de daños por la inundación controlada.

Este miércoles, la CHE respondió a estas cuestiones que el ayuntamiento es quien tiene que abrir y cerrar la compuerta, pero siempre previo conocimiento y autorización del organismo. Y añadió que los cultivos de esas zonas están asegurados, como ya ocurre desde 2010 en las únicas que se han hecho hasta ahora, todas en Aragón, en Pradilla de Ebro, Novillas y Pina de Ebro (2).

Además, explicaron que los daños en estas zonas son menores que en las de cultivo tradicionales. “En éstas el drenaje es muy lento y en cambio en las otras hay un drenaje artificial que hace que el agua desaparezca antes y a veces ni siquiera se ven afectadas, según nos dicen los que ya las tienen en Aragón”, señalaron.

Añadieron que estos proyectos no son la solución definitiva, sino que tienen que ir acompañados de otras iniciativas.

La CHE asume todo el coste, pero depende de que haya acuerdo con los ayuntamientos para la cesión de los terrenos necesarios.

Varias previstas en Navarra

En Navarra se plantearon varias áreas de este tipo en la zona de Milagro, Cadreita y Valtierra-Arguedas. Precisamente esta última era la que más avanzada estaba y, de hecho, la CHE la incluyó en su plan de acción de este año para, al menos, elaborar el proyecto.

La CHE reconoció que el proyecto de la zona inundable de Arguedas y Valtierra se ha ralentizado por las avenidas de los meses pasados y todas las obras de emergencia que se están realizando, pero que la idea es seguir avanzando para concretarla.

El alcalde de Arguedas, Fernando Mendoza, recordó que desde el año pasado ha habido contactos con la CHE para estudiar este proyecto, pero confirmó que el tema está ahora parado. “Estuvimos viendo zonas inundables en Aragón y la perspectiva era positiva, también entre los agricultores, a falta del tema de los seguros y de la responsabilidad a la hora de abrir las compuertas”, dijo. Sin embargo, añadió que luego llegaron las crecidas de enero, febrero y marzo de este año y que ya no ha habido más contactos.

Tras ello, el ayuntamiento arguedano aprobó en septiembre una moción que ha trasladado al resto de ayuntamientos, con el objetivo de buscar la unidad de todos. Pedía la reposición de las infraestructuras hidráulicas y agrícolas; o poner en marcha un plan de prevención, alerta y gestión sostenible de las inundaciones con el consenso de todos, incluyendo limpiezas puntuales de los cauces cuando sean necesarias, pero también la ordenación del espacio fluvial, entre otros.

Buscar una solución “integral”

“Además de lo inmediato, como las reparaciones de los daños de la última riada, hay que hacer un diagnóstico general para buscar soluciones globales y hacerlo entre todos los implicados. Estas áreas de inundabilidad pueden ser asumibles, pero tenemos que hablar todos y llegar a soluciones a más medio y largo plazo”, dijo Fernando Mendoza.

Diario de Navarra, 31/10/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: